En este portal encontraras información de los lugares de interés en la Sierra de Cadiz, Casas Rurales y Restaurantes Actividades de Verano.

Lugares de interes

Iglesia de San Antonio

Es el templo más antiguo de Ubrique, su construcción se inicia a comienzos del siglo XVI, aunque luego ha sufrido bastantes modificaciones durante los siglos posteriores. Originariamente fue una ermita, aunque desde la reforma del siglo XVII desempeñó la función de templo parroquial. Su iglesia es de una sola nave cubierta por bóveda de cañón y de media naranja en la cabecera. En su interior se veneran las imágenes de San Antonio y San Nicolás, de gran devoción popular.

Sin duda alguna, su airosa espadaña ha quedado convertida en el símbolo distintivo de la ciudad, con amplia base cuadrada en la que aparecen tres vanos de medio punto, y dos cuerpos superiores articulados por pilastras, el primero con el reloj y el segundo con el cuerpo de la campana coronado por un frontón curvo.

Convento de Capuchinos

Edificación del siglo XVII, que manifiesta las particularidades del monasterio barroco, con sus diferentes dependencias: portería, convento e iglesia, que sufrió incendios y saqueos por las tropas francesas durante la Guerra de la Independencia, arruinando el rico patrimonio artístico que poseía.

Fue construido a instancias de D. Rodriga Ponce de León, duque de Arcos, y concluido en 1668 bajo la dirección de Fray Pedro de Andújar. En 1936 fue abandonado por los monjes e incendiado durante la Guerra Civil.

Lo que queda, recientemente restaurado, dista mucho de mostrar el antiguo esplendor del mismo. Sobresale la Iglesia, de planta de cajón cubierta por bóveda de cañón y cúpula semiesférica en el presbiterio. En ella destaca el retablo mayor donde se venera la imagen de Nuestra Señora de los Remedios, Patrona de la localidad, que posee un magnífico templete de plata realizado en 1864, así como la imagen del Cristo resucitado.

Su fachada está presidida por un pórtico con tres arcos de medio punto, ventana coral y frontón triangular con óculo en el tímpano. Sobre el muro lateral se ha colocado una pequeña espadaña de un solo vano y frontón triangular.

Iglesia de San Juan Letrán

Originaria del siglo XVII, aunque modificada en el siglo XVIII, no llegó nunca a cubrirse, quedando posteriormente convertida en vivienda particular, que actualmente es de propiedad municipal.

Su planta respondía a una curiosa forma de rotonda. Sin duda lo que más nos llama la atención es su fachada principal, inspirada en el modelo albertino de San Andrés de Mantua, con pares de pilastras jónicas, con vanos en los espacios existentes entre los soportes y gran arco toral que cobijaría la portada principal.

Iglesia de San Pedro

Levantada en 1801 gracias a D. Pedro Romero y diseñada por el arquitecto neoclásico Miguel de Olivares, está emparentada estéticamente con las obras arquitectónicas de Torcuato Benjumeda. Su estructura se resuelve como una rotonda con fuertes pilares, arcos de medio punto sobre los que descansa una media naranja.

Su fachada manifiesta los elementos más representativos de la corriente academicista gaditana con pares de pilastras con capiteles jónicos, de cuyas volutas penden guirnaldas florales; sobre ellas de cansa un sobrio entablamento rematado por un frontón triangular con óculo en su tímpano. Recientemente ha desempeñado funciones de biblioteca municipal y escuela taller.

Iglesia de Jesús

Su origen data de los últimos años del XVI y comienzos del XVII, dedicada a San Sebastián, copatrón de la ciudad, que ocupaba el centro del antiguo cementerio de la ciudad, y que además fue la sede canónica de las antiguas organizaciones gremiales.

Se compone de una sencilla estructura, de una sola nave, en la que actualmente está establecida la Hermandad de Jesús Nazareno. Tanto su actual portada como su espadaña son fruto de reformas posteriores.

 

Iglesia Parroquial Nuestra Señora de la O

Con la expansión demográfica de Ubrique en la segunda mitad del siglo XVIII surge la necesidad de dotar al mismo de una iglesia más amplia, que se construye en 1773, con la severidad característica del incipiente neoclasicismo.

Su planta es basilical, con tres naves longitudinales, separadas por robustas columnas tos canas y arcos de medio punto. La nave central cubierta con bóveda de cañón y de aristas en las naves laterales. Las tres naves terminan en tres capillas cubiertas por cúpulas semiesféricas sobre pechinas, decoradas con pinturas murales, comunicadas entre sí, de las que la central es la capilla mayor en la que destacamos su retablo mayor, de sencilla estructura, realizado en 1940, presidido por un crucificado, obra del imaginero sevillano Castillo Lastrucci.

El retablo de la capilla sacramental está presidido por la representación de la Virgen con el Niño (Virgen de la O) realizada por el escultor Jerónimo Hernández en 1575, policromada por Álvaro de Ovalle en 1576, que fue traída en 1937 desde la localidad Sevillana de Carmona, para cuya Iglesia del Salvador fue concedida y en la que permaneció tres siglos y medio.

En el exterior destacamos la fachada y portada principal, colocada en uno de sus muros laterales, así como su torre, de planta ochavada y coronada por un chapitel apiramidado.

Fuente Pública

Monumento que enmarca los cuatro surtidores de agua, conformado por una base flanqueada por pilastras toscanas, cuerpo amparado entre pilastras superpuestas entre las que aparece una carteÍa con la siguiente inscripción:

“A ESPENSAS DE ESTA VILLA SE HIZO ESTA OBRA SIENDO CORREGIDOR EL SR. D. FERNANDO MÁRQUEZ BARREÑO. AÑO 1727”.

Se remata con un frontón triangular roto con cruz y pináculos esféricos.

Casco Histórico

El casco histórico de Ubrique se asienta en la zona alta entre siglos XVI y XVIII, iniciándose una expansión hacia las zonas bajas en el siglo XIX que dará lugar al Ubrique moderno.

Las casas originales participan de la típica tipología serrana, con muros de mampostería, cubierta a dos aguas de tejas, con puertas y ventanas rectangulares o rebajadas, y balcones o pequeñas ventanas en los cuerpos superiores.

Algunas de ellas, como ocurre en otras localidades serranas se asientan sobre la propia roca caliza que las circunda.

Ayuntamiento

Buen exponente de la arquitectura civil neoclásica de la primera mitad del siglo XIX.

Su fachada se integra en la superposición de dos figuras geométricas puras: un cuadrado coronado por un triángulo, y los elementos arquitectónicos que la articulan son pilastras, entablamentos, vanos de medio punto, que son significativos del clasicismo imperante en este estilo decimonónico.

Castillo de Fátima

Ubicado en el flanco sur de la sierra de la Silla, constituía un fuerte bastión defensivo que ejercía el control en el paso occidental al valle del río Ubrique.

Fue una posición estratégica por cuya posesión se enfrentaron musulmanes y cristianos, pasando de unos a otros sucesivamente, hasta que a finales del siglo XV pasó a ser propiedad de los duques de Arcos.
Lo que queda de este monumento manifiesta claramente que estamos ante una fortaleza de la época de la dominación árabe, por lo que podríamos fecharla en torno a los siglos XII Y XIII.

Presenta un evidente deterioro y en sus técnicas constructivas apreciamos una cierta diversidad corno lo manifiestan los restos de sus torres defensivas y sus aljibes.

Edificio ABC (Santa María)

Es conocido popularmente con el nombre de Santamaría en honor a un emprendedor manchego que llegó a Ubrique en 1916 y creó en 1931 en este edificio una de las más importantes fábricas de piel.

Él fue el pionero de la comercialización marroquinera en Ubrique. La fábrica ocupó en su día la fachada central que además está flanqueada por dos viviendas singulares. De éstas destacan los murales de los patrones de Ubrique, a la derecha San Sebastián y a la izquierda la Virgen de los Remedios.

El principal atractivo de este edificio señorial es que está ricamente adornado por azulejos de cerámica, con representaciones florales y geométricas. A la vista quedan sus jardines, donde destaca una fuente central y bancos cuyos azulejos están adornados con flores, escudos, animales, secuencias del Quijote y cuadros de Goya.

Calvario

Fue erigida por el capuchino Fray Buenaventura de Ubrique hacia el 1700, junto a un Vía Crucis que partía de la Iglesia de San Antonio y tenía como última estación esta ermita. Este padre también fue el fundador de los Vía Crucis y Calvarios de otros pueblos de la serranía.

Esta ermita es una pequeña capilla situada en una de las sierras que presiden Ubrique, en cuyo interior se venera al Cristo crucificado. En 1801 D. Pedro Romero la amplió con un atrio cubierto aumentando su capacidad para las funciones y misas que allí se celebraban. En los sucesos del 36, la ermita fue destruida y posteriormente restaurada, incorporándosele unas pequeñas imágenes modernas.

La campana actual de esta capilla data de 1966, fue costeada por suscripción popular y bendecida por el párroco D. Antonio Gutiérrez Rodríguez con el nombre de Santa María de los Angeles.

Actualmente, alrededor de esta capilla, se encuentra uno de los miradores mas impresionantes de Ubrique.

Casa Solariega (1925)

Su construcción es de 1925, está situada en el marco de las casas que encuadran el casco antiguo.

La peculiaridad de este edificio está en su fachada, en la que destacan los murales con representaciones de mitología romana y motivos florales.

Casa Dintel (S. XVI)

El origen de esta casa se remonta al siglo XVI, que adquirida por un confitero de origen italiano, hizo del dintel una pequeña obra maestra.

Está compuesto por pequeños azulejos que forman un mosaico, representando una pequeña escena de la ópera italiana “Dulce Amore”.

Tres Cruces

Es importante destacar la existencia y la historia de las tres cruces que desde el S. XVIII presiden nuestra villa , ya que una de ellas , la del Tajo, se ha convertido en uno de los símbolos de presentación de nuestra localidad.

La situación de Ubrique impacta a todo visitante al estar enmarcado por montañas, mucho más cuando una de sus sierras de casi 100 metros de altura y una cruz de forja en su cúspide se presentan iluminadas.

Esta cruz singular junto a otras dos situadas en el pico de la Viñuela y del Benalfí son la base de una peculiar leyenda popular.

Una noche de tormenta del S. XVIII parecía temblar la sierra y todos los vecinos le temían a los posibles desprendimientos. El Padre Buenaventura, fraile del Convento de Capuchinos y muy querido por los ciudadanos , colocó tres cruces en cada una de los picos más cercanos a la villa y de rodillas pidió a Dios que jamás se desprendiera piedra alguna por causa de temporales.

Desde entonces, pocas o ninguna piedra que sepamos, se han desprendido y han causado daño a la población.

Esta leyenda oculta el misterio de un Ubrique que le hace ser diferente.






Cajon Flamenco Rock
Cajon Flamenco Rock

Cajon Flamenco Rock

Comments are closed.